Lectura creativa. Mónica Cillán.

Tina

 

Las sirenas del mar de Madrid han empezado a cantar con más fuerza que nunca. Los pescadores del mar de Madrid dicen que las sirenas no cantan, sino que susurran, pero la verdad es que lo mismo da. Tina sonríe con tristeza y te da un beso en la frente. Aparta el cartón que os protege de la lluvia, se pone de pie y sale del parque. Pasa por delante de la antigua estación de Atocha y llega a los acantilados.

¿Salta?

Tina acerca los pies al abismo y se queda mirando el mar. Las sirenas la están llamando. Sus voces son muy hermosas. Saben convencer.

 

Da igual lo que estés haciendo, aunque sea recitar de memoria Farenheit 451 en inglés y no puedas evitar preguntarte si serás capaz de recitar todos los libros que aprendiste de memoria. Quizá sea tu misión de vida, es extraño saberse los libros de memoria, pero nada de eso importará cuando salte el resorte…

Lo que hará que te muevas, lo que hará que dejes todo, es la angustia de permanecer en una situación asfixiante. La desesperanza. O el exceso de esperanza en que existe algo mejor. Ante eso, cualquier llamada, cualquier reclamo, se presentará como atractivo y salvador.

Quizá, todos los migrantes del mundo se llamen Tina.

Mónica Cillán.

Comunicación en medios sociales

ImagoSMComment